El propósito de la práctica de la meditación es que vuelvas a ser feliz, celebrativo, amoroso, que te permitas reír, bailar, besar, abrazar, expresar tu ternura y poder recibir caricias sin miedo.

leer más